Amantes

Parecen mujeres

El fundador de Abyss Creations, la empresa que fabrica las Real Dolls, muñecas de silicona de tamaño natural y gran realismo, me recibe en su oficina con una sonrisa. Pequeñas figuras adornan sus estanterías y sirven para explicar cómo empezó la pasión que, con los años, derivó en un negocio que cautiva a quienes lo visitamos por primera vez, probablemente con cierta dosis de prejuicio. No son muñecas inflables Desde la misma entrada, en la que un hombre y una mujer de silicona ejercen de recepcionistas, la sensación es la de estar en un lugar a medio camino entre un museo y una sala de juegos para adultos. Dakotah, un joven de carne y hueso de 22 años, sale a darme la bienvenida. Pero esto son verdaderas piezas de arte.

Contactos putas muñecas 576574

Personalizadas al detalle

Se trata de Lumidolls, la misma administración que ya abrió un burdel en Barcelona en el que ofrecían el cuerpo de una muñeca hiperrealista para que los hombres la destrozaran a su antojo por el módico importe de 80 euros la hora. El Español y Código Nuevo corrieron a usar a Lily, cada uno a su manera. El primero sólo se mofó de la brutalidad con el que otros habían tratado a la muñeca, describiendo y fotografiando cómo la habían aplastado y magullado hasta sacarle la silicona que contenía. Como pueden ver en el enlace, todo el artículo es una serie de burlas sobre la muñeca con apariencia de mujer adulta. El periodista asegura que no llegó a acostarse con ella. Lumidolls duró dos semanas abiertotal y como contaba también con sorna el periodista de El Español. Fue todo muy divertido, como ven.

No son muñecas inflables

Llamo al teléfono que sale en la web para pedir un reportaje y me atiende Gina, la chica de prensa. El nombre ya lo resume todo: lumi prostituta y doll muñeca. En realidad no son muñecas hinchables, sino réplicas humanas hiperrealistas de silicona. Una especie de maniquís articulados con rasgos muy exuberantes. El precio de cada unidad ronda los 5. Acontecer una hora con una de ellas en Lumidolls, euros. Me contestan a los pocos minutos. Vuelve a anatomía Gina, la chica de prensa, que también se encarga de concertar las citas y no sabe que soy yo.

5 6 7 8 9 10 11
Comment

Leave a Reply