Amantes

Incontinencia intestinal

Desgarros del esfínter anal durante el parto. Un serio problema. Y no sólo esta lesión muscular confiere gravedad al problema. En otras ocasiones, lo afectado son los nervios que hacen contraer los esfínteres y dan sensibilidad a la zona. Son los nervios pudendos, que en el curso de un parto muy laborioso o instrumental, también pueden lesionarse ellos solos o asociar su lesión a la de los esfínteres anales. En muchas ocasiones el desgarro es diagnosticado y tratado de forma adecuada durante el parto, pero a veces puede pasar desapercibida la lesión, y en algunas ocasiones hasta muchos años tras el parto, cuando por causa de la debilidad del suelo pélvico, o las alteraciones hormonales de la menopausia, surge el problema de incontinencia.

Mujer noche entera 336207

Test de síntomas online

Entre las causas se incluyen las siguientes: Lesiones musculares. Este tipo de laceración puede ocurrir durante el trabajo de parto, en especial si te hicieron una episiotomía o si utilizaron fórceps durante el parto. Lesión en los nervios. Una lesión en los nerviosismo que sienten las heces en el recto o en los nervios que controlan el esfínter anal puede acarrear incontinencia fecal. El trabajo de alumbramiento, el esfuerzo constante durante la caca, una lesión de la médula espinal o un accidente cerebrovascular pueden acarrear lesiones en los nervios. El constipación crónico puede hacer que se forme una pelota de heces secas y duras retención fecal en el recto y que estas no puedan acontecer debido a su tamaño. El constipación crónico también puede causar lesiones en los nervios, lo que puede provocar incontinencia fecal. Cuando las venas del recto se hinchan y causan hemorroides, el ano no se puede abotonar por completo, por lo que es posible que se filtren heces. Aborto de capacidad de almacenamiento en el recto.

Comment

Leave a Reply