Conexión

Visor de obras.

La palabra 1. Digo exteriormente, porque por dentro mi cabeza iba llena de libros, de sueños y de poemas que me zumbaban como abejas. Campesinos de ponchos mojados y canastos con gallinas, taciturnos mapuches, toda una vida se desarrollaba en el vagón de tercera. Eran numerosos los que viajaban sin pagar, bajo los asientos. Al aparecer el inspector se producía una metamorfosis. Muchos desaparecían y algunos se ocultaban debajo de un poncho sobre el cual de inmediato dos pasajeros fingían jugar a las cartas, sin que al inspector le llamara la atención esta mesa improvisada. Muchas veces hice aquel viaje de ida y vuelta entre la capital y la provincia, pero siempre me sentí ahogar cuando salía de los grandes bosques, de la madera maternal. Las casas de adobe, las ciudades con pasado, me parecían llenas de telarañas y silencio. Hasta ahora sigo siendo un poeta de la intemperie, de la selva fría que perdí desde entonces.

Morena despampanante 646660

Atada a ti

Si esto es verdad, tendríamos que remitirnos a la primera mujer que pisó la Tierra, y en caso de que nos pongamos bíblicos, esa madama fue Eva. Luego, como sabemos, un día apareció una lombriz superdesarrollada y parlanchina y todo se fue al diablo. Expulsados del Paraíso Terrenal hubo que conseguir trabajo. Naturalmente aquí nos asaltan muchas interrogantes, como por antonomasia, quiénes eran los clientes de Eva. O al menos dejó de hacerlo todos los días 2 El primer año que estudié en una facultad mixta fue en sexto de primaria. En teoría todos éramos unos niños pero en nuestros adentros nos sentíamos unos hombres listos para desvirgar a la primera niña o mujer que se nos cruzara por enfrente, semejante como ocurría en Beverly Hills Un día la popularidad de una niña he olvidado su nombre de pila se disparó meteóricamente.

El chulo y las putas

Feodor Dostoiewski La vraie extase, avec immobilité et désintéressement complet Raymond Roussel La evocación de una vida no es una reseña metódica desde el nacimiento hasta la muerte. William S. La suave brisa invita a las confidencias. Sobre una alfombra de arena dos tipos conversan en la lengua del ignoto país de los sueños. Individuo es gordo, el otro flaco.

Comment

Leave a Reply